Independiente volvió a chocar con su ineficacia y sólo igualó con Alianza Lima


La historia se volvió a repetir por Avellaneda. El mismo síntoma, para la misma enfermedad. El empate. La falta de eficacia. El sinsabor. Independiente debutó en la Copa Sudamericana ante Alianza Lima y mereció un abultado resultado a favor, pero apenas terminó 0-0.

El Rojo fue amo y señor del partido, más allá de que en los primeros 45 minutos se vivió un trámite mucho más equilibrado. Apoyado en la explosión de Fabricio Bustos, Nicolás Tagliafico, Emiliano Rigoni y Ezequiel Barco, complicó al equipo peruano desde el inicio.

La primera clara la tuvo Rigoni, que escapó por derecha y quedó mano a mano con el arquero Leao Butron. El poco ángulo para definir y la falta de compañeros en soledad generaron que el cordobés defina al pecho del portero. Instantes más tarde, Barco enganchó, lo bajaron y el árbitro cobró penal.

Emmanuel Gigliotti se paró ante la pelota. Como aquella fatídica noche con la camiseta de Boca por la Copa Sudamericana ante River. El Puma definió al mismo sector que aquel día y Butrón tapo el disparo sin problemas.

Martín Campaña también hizo su trabajo: detuvo una jugada de Germán Pacheco, un gran cabezazo de Miguel Araujo y un tiro libre muy bien ejecutado por Luís Aguiar.

El complemento se tiñó de Rojo. Aunque terminó significando el color de la desgracia. Porque el equipo de Ariel Holan arrinconó el combinado peruano, pero falló todas las que tuvo. Un tiro de Rigoni y dos remates de Lucas Albertengo, entre otras aproximaciones, fueron el preludio de las situaciones que paralizaron los corazones de los hinchas.

A falta de 15 minutos, Martín Benítez quedó mano a mano con Butron con el arco a su merced y la pelota picando. El delantero surgido de las inferiores definió con potencia al lateral de la red. Cinco minutos más tarde, una gran pared entre Barco y Tagliafico le volvieron a dar la chance a Benítez: adentro del área enganchó, pero le quedó para la zurda y se la regaló al arquero.

El Rojo se quedó con las ganas de anotar un gol que aunque sea le sirva como refuerzo en el partido de vuelta que afrontará en Perú el próximo 31 de mayo.

Anterior Zabaleta lanzó el Plan de Vacunación Antigripal 2017 y entregó un nuevo móvil para el área de salud
Proxima El consumo ya acumula 13 meses en baja