Cinco intendencias cerraron para que sus empleados no trabajen durante el paro


Los jefes comunales de Avellaneda, La Matanza, Merlo, Moreno y Berazategui no abrieron las puertas de la municipalidad.

Los empleados estatales no fueron los únicos que motorizaron el paro en las intendencias del conurbano bonaerense. De hecho, los jefes comunales de Avellaneda, La Matanza, Merlo, Moreno y Berazategui decidieron cerrar la sede de la municipalidad arbitrariamente y obligaron a los trabajadores a suspender su actividad.

El intendente kirchnerista de Avellaneda, Jorge Ferraresi, además clausuró el cementerio, el consejo escolar y hasta el Concejo Deliberante.

“Me dieron la orden de que no ir trabajar y me informaron que ni siquiera abría la municipalidad, que iba a estar cerrada”, contó Vanesa, una empleada pública, en un audio que difundió. También, trascendió que Ferraresi les advirtió a sus empleados que adhieran al paro por WhatsApp.

En vez de decretar un asueto, los intendentes de Berazategui, Patricio Mussi; Moreno, Walter Festa; La Matanza, Verónica Magario y Merlo, Gustavo Menéndez, también cerraron las puertas del edificio comunal. Llamativamente, todos los dirigentes que tomaron esta medida son del Frente para la Victoria.

Anterior La decisión está tomada: Bauza deja la Selección
Proxima Tras el paro nacional, el Gobierno ahora juega a dividir a la CGT