Crece la polémica por el despido del titular del INCAA


Una Asamblea de la Comunidad Audiovisual pidió la renuncia del ministro Avelluto. Desde el INCAA profundizaron las denuncias contra Cacetta, Rovito y gerentes del organismo oficial.

La comunidad cinematográfica está cada vez más convulsionada, por el despido del titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Alejandro Cacetta, a quien el gobierno lo acusó de tolerar prácticas corruptas en el organismo oficial.

Más de mil personas se reunieron esta tarde en la sala principal del cine Gaumont, para denunciar un plan de vaciamiento del INCAA y reclamar la renuncia del ministro de Cultura, Pablo Avelluto, “en tanto sus acciones recientes resultan incompatibles con la defensa del cine nacional”, dijo la Asamblea abierta de la Comunidad Audiovisual. Y planteó que Avelluto “montó una operación mediática para hacer renunciar a Cacetta”.

En cambio, fuentes cercanas a la nueva gestión del INCAA respaldaron la decisión de Avelluto, profundizaron las denuncias contra Cacetta y mencionaron a varios gerentes que dejarían el organismo en los próximos días. “Por ejemplo, el gerente de Administración, Raúl Seguí, tiene los días contados en el INCAA, porque es quien maneja desde hace muchos años la caja de la corrupción”, dijo una fuente del organismo oficial.

La Asamblea Audiovisual que se reunió en el cine Gaumont estuvo integrada mayoritariamente por alumnos, docentes y egresados de escuelas de cine. Especialmente concurrieron los miembros de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC), cuyo rector Pablo Rovito planea presentar su renuncia el lunes próximo en solidaridad con el despido de Cacetta.

De hecho, la Asamblea pidió “la continuidad de Rovito como rector de la ENERC”; aunque votó en contra de pedir la restitución de Cacetta. “Es una interna del PRO, en la que no nos vamos a meter”, dijo uno de los asambleístas, para justificar el vacío que le hicieron al renunciado titular del INCAA. “Pero Rovito es del campo nacional y popular”, agregó otro participante, en referencia a la cercanía del rector de la escuela oficial de cine con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La Asamblea también reclamó que no se modifique el Fondo de Fomento del Cine y que no se dilaten los pagos para la realización de las películas. Además votaron por la elección del reemplazante de Cacetta por “una asamblea del sector audiovisual”; e ir a solidarizarse con “los docentes en lucha”, que estaban en la plaza del Congreso, frente al Gaumont.

La Asamblea fue un tanto caótica, ya que primero votó por pedir la renuncia de Avelluto y el ministro de Medios Públicos, Hernán Lombardi. Pero luego se votó otra moción para quitar a Lombardi del pedido de renuncia, “ya que no tiene nada que ver con lo que está pasando en el INCAA”, dijeron en la Asamblea.

Entre las personalidades que concurrieron a la Asamblea de la Comunidad Audiovisual pudo verse a Ana María Picchio, quien prefirió no hablar ni hacer declaraciones. “Estoy viendo qué pasa, vine a informarme”, dijo la actriz; mientras conversaba con el actor Marcelo Melingo, quien aprovechó la ocasión para defender a Rovito y cuestionar “las operaciones mediáticas que hace el gobierno para desplazar funcionarios”.

Desde el INCAA rechazaron que haya un intento por desfinanciar al sector o modificar impuestos específicos con los que se subsidia la actividad. “Vamos a mantener el Fondo de Fomento, nos interesa llevar tranquilidad al sector. Acá hubo hechos de corrupción, que no fueron combatidos por la gestión anterior; y nosotros queremos avanzar para que la plata se gaste correctamente. No puede ser que para gastar $1,2 millón, el gerente de Administración lo haga por contratación directa y pida cuatro facturas, a ser entregadas el mismo día, porque su límite para no hacer concurso de precios es de $300.000. Eso es cometer delitos, que no vamos a permitir”, dijeron altas fuentes del INCAA.

Las fuentes del organismo oficial también señalaron que “la Oficina Anticorrupción había resuelto que Cacetta no podía firmar resoluciones que involucren a Patagonik, la productora donde él trabajaba antes de asumir el cargo en el INCAA. Pero él decidió contratar a Cinecolor por $600.000 mensuales, que es uno de los accionistas de Patagonik; en lugar de excusarse en esa contratación, para que lo resuelvan otros funcionarios. Ahí claramente hubo delito de conflicto de intereses”.

En cuanto al caso de Rovito, las fuentes del INCAA recordaron que el rector de la ENERC está siendo investigado por el juez Claudio Bonadio, por ser “el que más subsidios recibió del INCAA sin concurso, por ser un soldado de Cristina, y la mayoría de las películas por las que recibió esos subsidios no las terminó. Eso está en manos de la Justicia”, dijeron altas fuentes del organismo. Y afirmaron que Rovito presentará el lunes su renuncia como rector de la escuela de cine y que el vicepresidente del INCAA, Ralph Haiek, que asumió temporariamente en reemplazo de Cacetta, quedará en forma definitiva a cargo del INCAA para ejecutar los cambios que Cacetta “no quiso ejecutar”, dijeron en el organismo oficial.

Anterior Por el caso Micaela, el peronismo saca del cajón un proyecto para prohibir la excarcelación de violadores
Proxima Juan Manuel Urtubey: “Definitivamente no hay más espacio para Cristina”