Malestar en el peronismo por el impacto del escándalo entre Scioli y Gisela Berger


“Gisela está embarazada. Estamos esperando un bebé”. El impactante anuncio de Daniel Scioli en el programa de Jorge Rial buscó salir por arriba del escándalo de mujeres en el que había quedado atrapado, con la épica de la vida y el reencuentro que tanto usó en su carrera política.

Pero duró poco la magia, esta mañana su ex novia Gisela Berger destrozó esa imagen idílica que buscó transmitir Scioli, revelando que el ex gobernador la presionó para que abortara y que a veces la dejaba sola durante horas, casi recluida, en su famosa quinta de La Ñata.

La confesión de Scioli ante Rial no sólo dejó con la boca abierta al conductor -o al menos simuló con maestría la sorpresa- sino también al peronismo, que en ese momento se volcaba masivamente a la calle en medio de una histórica movilización contra el 2×1 a los genocidas.

Pero duró poco la magia, esta mañana su ex novia Gisela Berger destrozó esa imagen idílica que buscó transmitir Scioli, revelando que el ex gobernador la presionó para que abortara y que a veces la dejaba sola durante horas, casi recluida, en su famosa quinta de La Ñata.

La confesión de Scioli ante Rial no sólo dejó con la boca abierta al conductor -o al menos simuló con maestría la sorpresa- sino también al peronismo, que en ese momento se volcaba masivamente a la calle en medio de una histórica movilización contra el 2×1 a los genocidas.

Importantes dirigentes del peronismo reconocieron que en toda esta telenovela hubo dos momentos. El primero fue el posterior al programa de Rial, tras la entrevista en la que contó que Gisela Berger estaba embarazada de tres meses. Era un Scioli tranquilo, seguro, sonriente, que desestimaba los chats hot con Sofía Clérici que habían aparecido horas antes: “Solo somos amigos”, decía con sorna.

En ese momento hubo optimismo en algunos sectores del peronismo. “Era el auténtico Daniel Scioli. Esa mezcla entre política y farándula que de algún modo fue la fórmula de su éxito”, dijo un operador del Conurbano. En ese primer momento, el ex gobernador aparecía enchufado en la campaña, ganando espacio mediático, recordando su accidente, ante nuevos desafíos (ser padre a los 60 años). Algunos incluso se ilusionaban con recuperar al líder que fue alguna vez.

Pero todo cambió hoy, cuando trascendieron las primeras declaraciones de Berger. La modelo aseguró que a Scioli no le cayó nada bien la noticia del embarazo e incluso le pidió que abortara. Ese es el segundo momento. “Cuando la chica salió a contar eso, todo cambió”, reconocieron en el PJ.

Es que esa revelación mostró el lado menos agradable de Scioli, su duplicidad. Es que el ex gobernador siempre se mostró como un hombre de la Iglesia Católica e incluso muy cercano a los sectores más conservares que encabezaba el obispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer. En esos extremos, en su campaña por la reelección no dudó en hacer una publicidad junto a su esposa de entonces, Karina Rabollini, orando en un banco de Iglesia.

La revelación de Gislea Berger golpeó fuerte la credibilidad de Scioli, porque durante toda su carrera se mostró como un católico convencido, muy cercano a los sectores más conservadores. Se pronunció incluso contra el aborto.

Y en esa sintonía durante la pasada campaña presidencial mostró una fuerte postura en contra del aborto. “No estoy de acuerdo con la legalización del aborto”, dijo el entonces candidato.

Desde un sector del Grupo Esmeralda coinciden en que el escenario cambio por completo en las últimas 48 horas. “Cuando sale Gisela, cambió todo”, explican, aunque no descartan que se pueda sobreponer al escándalo. Scioli ya demostró que es bastante incombustible.

“Es el escenario donde mejor se mueve. Va a poder sortear ese obstáculo. Seguramente va a lograr un acuerdo con Gisela y en el pico de la campaña se van a mostrar juntos en las revistas del corazón con frases del tipo ‘estamos muy felices con la llegada del chico’”, agregaron las fuentes consultadas.

Es cierto que Scioli construyó su carrera política buceando el mundo de la farándula. Y la derrota de 2015 puso bajo la lupa algunas decisiones que luego pasaron a la polémica.

Anterior Intendentes bonaerenses participaron de la marcha contra el 2×1 a genocidas en Plaza de Mayo
Proxima Impactante golpe al delito en Morón: 20 allanamientos y 23 detenidos