Cristina se ofrece como candidata, mientras espera por Randazzo e intendentes


Más de una importante definición dejó la cumbre protagonizada por Cristina Fernández de Kirchner y veinte intendentes incondicionales a su figura en la sede del Instituto Patria. La exmandataria confirmó las intenciones de jugar de lleno en los comicios de medio término y para ello reunió a su tropa, con el objetivo de bajar línea directa sobre el diseño electoral.

El encuentro tuvo como principal eje la confección de una estrategia unificada de cara a las elecciones. Desde el kirchnerismo, abogan por lograr una sola representación en los comicios y para ello apuran las reuniones a un mes del plazo final para la presentación de las listas.

Los alcaldes presentes fueron: Verónica Magario (La Matanza), Pablo Javier Zurro (Pehuajó), Hernan Y Zurieta (Punta Indio), Alberto Conocchiari (Leandro N. Alem), Gustavo Coconni (Tapalque), Gustavo Barrera (Villa Gesell), Oscar Ostoich (Capitán Sarmiento), Santiago Maggiotti (Navarro), Francisco Durañona (San Antonio de Areco).

También Patricio Mussi (Berzategui), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Juan Ignacio Ustarroz (Mercedes), Walter Festa (Moreno), Osvaldo Caffaro (Zárate), Juan Gasparini (Roque Pérez), Juan Curutchet (Marcos Paz), Mario Secco (Ensenada), Anibal Regueiro (Presidente Perón), Mauro Poletti (Ramallo) y Hernán Ralinqueo (25 de Mayo).

Frente a la veintena de intendentes bonaerenses, CFK dejó en claro que el principal objetivo es esquivar las PASO. En ese sentido, uno de los hombres más cercanos a ella, Mario Secco, fue el encargado de salir a defender la premisa de Cristina: “las internas no son buenas, no es tan fácil ir a una interna y salir todos contentos como si vinieramos de un cumpleaños”, expresó el alcalde de Ensenada.

“Lo que pide Cristina es que vayamos todos juntos”, abundó respecto a la primera premisa expresada por la organizadora del encuentro.

Asimismo, la segunda definición clave de la expresidenta tuvo que ver con los nombres para alcanzar la deseada unidad. Conforme a lo manifestado por más de un intendente que participó de la reunión, Cristina puso a disposición de ellos su candidatura.

“Ella se ofrece para ponerse al frente de la lista”, manifestó un alcalde que participó del cónclave. En esa sintonía, el arrastre de votos que tiene, sobre todo en el Conurbano, serían los motivos para ubicarse al frente de la lista, siempre y cuando haya lista de unidad.

Igualmente, destacaron que no solo ofreció ser candidata, sino que aseguran que también se ofreció para no integrar la lista en el caso de que algunos alcaldes crean que es necesario llevar otro nombre como exponente de la unidad.

En definitiva, conforme a fuentes inobjetables, CFK ofreció “encabezar la lista, y para no encabezarla si eso es positivo para lograr la unidad”. A su vez, esa fue la principal bajada de línea que recibieron los alcaldes, y el nuevo objetivo por el que trabajarán hasta el 24 de junio, cuando se deban presentar la lista.

En esa sintonía, uno de los encargados de ser los portavoces del encuentro, Secco, los restantes son Jorge Ferraresi y Verónica Magario, comenzó a abrir el juego hacia el randazzismo. “Siempre tuvimos la idea de incorporar a Randazzo, es un buen compañero”, disparó en declaraciones radiales y agregó: “nunca lo criticamos”.

No obstante, la unidad no sería con todos los actores del peronismo. Según manifestó el mismo Secco, las puertas se cierran a la hora de recibir a “otros compañeros que en las Cámaras fueron serviles y prefirieron arreglar cuestiones personales, salvarse los carpetazos”. Y abundó: “forrearon bastante con el liberalismo, esos compañeros no queremos que estén con nosotros”.

“Más allá del dedo mágico, no queremos hacer el tren fantasma, queremos tener buenos candidatos. La gente quiere buenos candidatos y la única que ordena esto es Cristina, no hay otra que pueda conducir semejante espacio”, sentenció el alcalde ultra K.

Vale recordar que, la cumbre en el Patria se realizó luego de que se cayera el encuentro con los intendentes rebeldes, integrado por Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Gustavo Menéndez (Merlo), Ariel Sujarchuk (Escobar), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Fernando Gray (Esteban Echeverría), y Mariano Cascallares (Almirante Brown).

Se trata de los alcaldes de los denominados Esmeralda y Fenix, quienes unificaron fuerzas para trabajar en el armado electoral con una lista propia que enfrente las intenciones de Florencio Randazzo.

En definitiva, según confió uno de los intendentes que integran el sector “díscolo”, el objetivo del espacio es consolidar la candidatura de CFK para competir contra Randazzo, pero ser ellos los dueños de la lapicera en los distritos y las secciones claves como la Primera. Este último punto, la conformación de listas en los distritos podría ser un problema. Ya que, desde los alcaldes del riñón K, dudan de la libertad para manejar la lapicera en las comunas.

Además, en el caso que Cristina no sea la cabeza de lista, buscarían un candidato que nazca del propio sector y no sea impuesto por la ex mandataria. Es decir que, aceptan su participación en el armado de listas solo si decide encabezar la nómina. Otro de los puntos más importantes del faltazo, según manifestaron, es el desconocimiento a Fernando Espinoza como interlocutor entre el deseo de los alcaldes y CFK.

Así las cosas, con el encuentro entre los alfiles kirchneristas y Cristina Fernández, y la flamante oferta de CFK para ser candidata a senadora sería un guiño para los alcaldes “rebeldes” que buscaban consolidar su postulación. En el otro sector, y con las puertas abiertas para incorporarse, quedó Florencio Randazzo, quien reclama por las PASO.

Un mes queda para la presentación de las listas, y el kirchnerismo salió a jugar fuerte con la líder del espacio a la cabeza.

Anterior ITUZAINGÓ: ESTE JUEVES INAUGURAN UNA NUEVA OBRA ASFÁLTICA
Proxima EL SUEÑO DE LA CIUDAD DEPORTIVA DE ITUZAINGÓ SE CONVIERTE EN REALIDAD