LA CAMPAÑA SE AGITA EN LOS MUNICIPIOS: DISPUTAS EN MORENO Y HURLINGHAM


A cuarenta días de las primarias y horas después de que la Justicia Electoral oficialice el grueso de las listas, la campaña bonaerense empezó a levantar temperatura, con las batallas municipales como epicentro de las primeras postales tensas.

En Moreno, el distrito que gobierna Walter Festa, dirigente del peronismo K, se produjo uno de los primeros chispazos: pintadas en un local de Cambiemos y ayer la rotura de un cartel de la misma agrupación.

En paralelo, en Hurlingham -donde también la dirigencia de Cambiemos había denunciado la agresión a un local y a sus afiches de campaña- aumentó la presión política, a partir de la renuncia que se registró en el gabinete de Juan Zabaleta, el intendente peronista que se alineó con Florencio Randazzo. Los que se fueron son funcionarios kirchneristas.

Otro escenario de disputa es La Matanza, donde Cambiemos impugnó la candidatura “testimonial” de Verónica Magario que encabeza la lista de Unidad Ciudadana. Clima de campaña y reacomodos luego de la presentación de listas, y en camino directo a las PASO del 13 de agosto. Cuando, todavía, no empezó formalmente el plazo para la campaña electoral que arranca el 14 de este mes. En Moreno, desde el municipio minimizaron el episodio y lo atribuyeron a una denuncia falsa de Aníbal Assef, de Cambiemos. El ex senador provincial fue quien le habría dicho a la agencia oficial Télam que sufrió “dos hechos violentos en el mismo dia” y que eso “preanuncia una campaña difícil”.

Assef denunció que en las paredes de la sede partidaria de avenida Rivadavia y Merlo, en el centro de Moreno, pintaron las consignas“Aseff+Macri=Hambre!!”, entre otras. Y relató que a un cartel de 25 metros de largo por cinco de alto que está dentro de una propiedad ubicada en avenida Gaona al 13.200, en Francisco Alvarez, lo prendieron fuego en la madrugada y fue el sereno de una empresa vecina al predio el que logró detener las llamas y evitar que se destruyera totalmente.

Festa es uno de los intendentes del Conurbano más cercanos a Cristina Kirchner y es próximo a La Cámpora. La semana pasada se presentó en el Ministerio de Economía bonaerense para presentarle una serie de reclamos a Hernán Lacunza y se quejó porque el funcionario no lo atendió. Ha tenido, antes, críticas y objeciones duras a la gestión de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal.

Sectores K protagonizan otro ruido municipal, a partir de la renuncia en bloque que dirigentes de La Cámpora hicieron al Gabinete de Zabaleta en Hurlingham luego de que el intendente terminara alineado con Florencio Randazzo. Zabaleta fue uno de los alcaldes del espacio randazzista que más empujó la alternativa de un acuerdo con Cristina, pero finalmente se impuso la posición de confrontar. El resultado fue que los dirigentes K, que había sido socios de Zabaleta en la gestión municipal, renunciaron a sus cargos.

Las otras disputas se dieron en el ámbito de la Justicia Electoral. Todavía están para resolverse cuestiones de candidaturas no validadas por las juntas partidarias distritales que esperan aval judicial, que tiene unos días más para terminar de procesar los datos de los más de 30 mil postulantes que hay en la provincia de Buenos Aires.

Anterior EL GOBIERNO QUIERE ELIMINAR LAS PRIMARIAS PARA COMPLICAR UNA SÍNTESIS PERONISTA EN 2019
Proxima SE DISPUTÓ EN SAN MIGUEL LA COPA DE HANDBALL SOY JOVEN