A LAS APURADAS, EL PERONISMO SE PREPARA PARA OTRA INTERNA: POR EL PJ BONAERENSE


Cristina Kirchner todavía no había llegado a la cancha de Racing. Máximo Kirchner estaba en la tribuna baja que ocupó La Cámpora. Detrás de escena, en un corro improvisado al aire libre, un puñado de dirigentes acordaron apurar un trámite sensible: la interna para elegir al próximo jefe del PJ bonaerense.

Fernando Espinoza, presidente con licencia del partido, la vice Cristina Alvarez Rodríguez, y los intendentes Julio Pereyra (Varela), Fernando Gray (Echeverría), Gustavo Menéndez (Merlo), Ariel Sujarchuk (Escobar), Leo Nardini (Malvinas), Mariano Cascallares (Brown), Patricio Mussi (Berazategui) y Verónica Magario (Matanza), le pusieron fecha a una juntada para poner otra fecha: cuando se elegirá al próximo jefe del peronismo de Buenos Aires.

La reunión será el sábado en la sede de la calle Matheu y allí el consejo convocará para el domingo 17 de diciembre a elecciones para elegir autoridades partidarias.

No es la primera vez que ocurre: en 1999, luego de perder la presidencial con Fernando De la Rúa, Eduardo Duhalde convocó a internas partidarias en las que fue como jefe del PJ, escoltado por José María Díaz Bancalari, que luego quedó como jefe operativo del partido.

El artículo 18 de la Carta Orgánica del PJ bonaerense establece que se deben convocar con 60 días de anticipación y por eso se decidió, a la apuradas, la reunión del fin de semana que será un formalismo legal para la convocatoria.

La urgencia tiene su lógica: en diciembre vence el mandato del actual consejo, que tiene a Espinoza como número uno. Dirigentes del peronismo contaron a Clarín que temen que el juez federal Juan Manuel Culotta, que llegó a ese cargo patrocinado por el macrismo, pueda ordenar la intervención en caso que no se cumplan los plazos.

“Tenemos que estar en regla: nunca se sabe cómo pueden reaccionar los del enfrente”, le dijo a este diario un dirigente del PJ que estuvo detrás de la convocatoria.

El otro capítulo es más picante: ¿quienes y cómo pueden aspirar, y suenan, para quedarse al frente del partido que, según la estadística, es uno de los más importantes del mundo en cantidad de afiliados. Según el informe de 2014 de la Cámara Nacional Electoral, en Buenos Aires tiene casi 1.4 millones.

Lo que a priori aparece como más seguro es que el jefe del PJ bonaerense saldrá de La Matanza, lo que no está claro es si será hombre o mujer: más simple, si seguirá siendo Espinoza o si será el turno de Magario.

Sería una novedad para el peronismo, elegir como jefa formal a una dama aunque convivió estos años bajo la jefatura, no partidaria, de Cristina Kirchner. No está claro cual es el plan de Espinoza, algunos aseguran que quiere seguir, otros que le gusta la idea de bendecir como heredera a Magario.

Detrás de Magario podrían aparecer otros actores, dentro del esquema de compensaciones, siempre con predomino de lo territorial, aunque dependerá también del resultado de la elección del domingo que viene.

Ahí aparece la figura de Gustavo “Tano” Menéndez, alcalde de Merlo, como potencial vice partidario y un rol, para completar una especie de triada, de Martín Insaurralde, el cacique de Lomas de Zamora.

Anterior AMENAZAS DE BOMBA A ESCUELAS: IDENTIFICAN A 8 PERSONAS, 4 DE ELLAS MENORES DE EDAD
Proxima AMENAZAS EN ESCUELAS: CÓMO OPERA EL ESCUADRÓN ANTIBOMBAS ANTE LA OLA DE LLAMADOS