CONURBANO MACRISTA: LA ELECCIÓN DE BULLRICH EN LOS DISTRITOS VIDALISTAS


Con el resultado electoral se consolidan algunos intendentes del PRO, mientras quedan en evidencia otros que jugaron para el pago chico. Jorge Macri, el que sumó más votos para Bullrich.

“El principal desafío de acá al 22 de octubre es que no quede un solo bonaerense sin que lo vayamos a ver, que no quede un solo vecino que diga a mí no me tocaron el timbre. Si hacemos eso y lo hacemos bien, vamos a ganar esta elección y por mucho más que 20 mil votos; depende de nosotros y yo cuento con ustedes”, les dijo Vidal a sus jefes comunales durante el Foro de Intendentes de Cambiemos que se desarrolló en septiembre pasado, luego de las PASO.

Las elecciones generales dejaron en evidencia quiénes fueron los jefes comunales que acusaron recibo e intensificaron la tarea de campaña. Y quiénes se mantuvieron más atentos al pago chico.

En el caso del conurbano bonaerense, un territorio fundamental para la gobernadora, se observó un gran desarrollo de algunos de los principales armadores territoriales de Cambiemos.

El caso más emblemático fue el de Vicente López, conducido por el primo del presidente, Jorge Macri. A nivel local, la lista que encabezó la diputada nacional Soledad Martínez, que se irgue como su sucesora para 2019, obtuvo el 60.82% de los votos, constituyéndose en una de las listas que más respaldo alcanzó entre los distritos del conurbano.

Una cifra similar (60.79%) logró traccionar el intendente para la categoría de senadores nacionales, aportándole 108.887 votos a la candidatura del ex ministro de Educación. La performance lograda a nivel distrital consolida el rol de armador y operador político del intendente en las filas macristas, abriéndose paso a escalar posiciones dentro de la estructura de gestión de Cambiemos.

Por su peso electoral, también resulta significativo el desempeño de los intendentes de San Isidro, Lanús y Morón, distritos donde la tijera también fue protagonista.

Gustavo Posse no sólo se impuso en las elecciones a nivel local, sino que su distrito aportó 126.984 voluntades a la candidatura de Bullrrich, 30.680 más de las que recibió la nómina distrital. Una cifra similar recibió desde los pagos que conduce Nestor Grindetti, quien dio vuelta el podio de las PASO y ayudó a los cuerpos nacionales con 120.769 votos, mientras que el armado local cosechó 122.051. El ex funcionario de la Ciudad se consolida como el operador principal del PRO en la Tercera sección electoral.

El intendente de Morón, Ramiro Tagliagerro, también cumplió con el el cupo requerido por su ex mujer, la gobernadora Vidal, y sumó a la lista de senadores 98.060, lo que representa el 46,65 por ciento de los votos. Aunque tuvo una mejor performance a nivel local, donde alcanzó el 47,36 por ciento, es decir, 1.717 votos menos que los depositados a favor de su candidato.

En los también populosos Pilar y Quilmes, los intendentes lograron revertir los resultados locales de las primarias e imponerse sobre Unidad Ciudadana, aunque a nivel nacional Bullrich sólo le ganó a Cristina Fernandez en el distrito que conduce Nicolás Ducoté. En este distrito de la Primera sección, la lista de senadores sumó 74.173 votos, 500 más que la candidata local; mientras que en el territorio que gobierna Martiniano Molina, 138.439, lo que da cuenta de un importante corte de boleta a favor del alcalde, que alcanzó 141.854, es decir, 3.415 votos más.

Cambiemos también arrasó en los territorios oficialistas de Berisso, Brandsen, Campana, Lobos, Luján, Magdalena y Suipacha. Entre estos intendentes de la Primera y la Tercera le aportaron a la lista de Bullrich 116.157 voluntades

En sólo dos distritos del conurbano el oficialismo macrista no pudo mejorar los guarismos alcanzados en las PASO y fueron superados en los cuerpos por Unidad Ciudadana: San Vicente y General Rodríguez. Pese a los magros resultados, entre Mauricio Gómez y Darío Kubar le aportaron a la postulación del ex ministro 34.403 votos.

Un caso particular lo protagonizó el ministro de Gobierno y ex massista Joaquín de la Torre, cuyo distrito de San Miguel obtuvo una importante victoria a nivel local, pero una performance no tan impactante en la nómina del Senado. Los cómputos finales marcaron un porcentaje del 46,95 por ciento de los votos para la lista local comandada por el intendente, Jaime Méndez, y apadrinada por De la Torre, y un 43,90 para el candidato a senador nacional. El ex ministro de Educación de la Nación cosechó 5.300 votos menos que la lista de aspirantes al Concejo Deliberante. Estos datos no escaparon a la mirada vidalista, que observó con cierta aprehensión la diferencia.

También hubo festejos en comunas peronistas. Un caso emblemático fue el de Merlo, el distrito comandado por Gustavo Menéndez, un aspirante a suceder a Fernando Espinoza en la jefatura del PJ bonaerense. Si bien Unidad Ciudadana retuvo el primer lugar con el 48,9 % de los votos,la nómina de Cambiemos alcanzó el 28,6%, una cifra impensada para el oficialismo provincial. En el búnker de Cambiemos reconocían el trabajo territorial de Néstor Abbas, operador todo terreno de Horacio Rodriguez Larreta, a cargo del armado y de la Mesa local de Cambiemos, que permitió que se incorporen no solo 4 concejales sino que también Aldana Ahumada sea la cuarta Senadora provincial de esa sección.

Anterior EL ESTADO EN TU BARRIO LLEGA A LA MATANZA, MORENO Y MERLO
Proxima TRES DE FEBRERO: LLEGA “LATE”, EL FESTIVAL DE TEATRO DEL CONURBANO