QUINTEROS Y FLORICULTORES AMENAZADOS POR UN IMPUESTAZO


Se trata de la tasa de Servicios Generales que aplica el municipio de Merlo que multiplicó varias veces su valor. Muchas boletas superan los $ 30.000 en el caso de los productores. Aseguran que es impagable.

Pequeños productores de verduras, de plantaciones forestales, floricultores y propietarios de terrenos ubicados en una zona no urbana del municipio de Merlo, en el Oeste de la provincia de Buenos Aires, están temiendo perder sus tierras debido a una “suba extralimitada en sus impuestos municipales”.

Se trata de la Tasa de Servicios Generales (TSG) que pagan los propietarios de la zona -aún sin tener servicios- y que, a partir de enero, multiplicaron sus montos por varios miles. “En las zonas urbanas hubo aumentos también, pero son pagables. En los campos, no hay plata que alcance para este nivel de aumento”, contó a este diario, uno de los productores afectados.

Su caso es uno de los más emblemáticos: en una de sus parcelas, la cuota del impuesto que hasta el año pasado era de $410 pasó a ser de casi $30.000. “Encima es zona rural, no hay alumbrado barrido y limpieza”, se quejó indignado. “Hay casas quintas que deben pagar $100 mil. Y algunos de los campos están sin trabajar. No sé como van a pagar”, dice.

En principio, los vecinos de Merlo pensaron que se había tratado de un error de tipeo en los montos que exhibían las boletas. Por eso muchos fueron a averiguar al Municipio de Merlo, cuyo intendente es Gustavo Menéndez (FpV). Pero se encontraron con la respuesta menos esperada: los montos son reales porque, según una ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante, se cambió la modalidad de cobro. Lo pasaron de rural a urbano. Ahora el tributo se paga según la superficie.

Así, otro de los propietarios afectados por el impuestazo, mostraba su boleta: los 582$ que pagó en enero de 2011, se convirtieron hoy en más de $25.500. Como él, muchos vecinos fueron a preguntar al Municipio el porqué del aumento, sólo se les informó sobre el cambio en las alícuotas debido a la nueva medición a partir de los metros cuadrados de las propiedades. Con el agravante de que, ni siquiera se habían modificado las valuaciones de los terrenos.

“La mayoria es gente de campo, que trabaja esas tierras con mínimos rendimientos. Y hay otros casos, como el mío, en que el terreno no tiene nada. Es simplemente una herencia, hace mucho que no voy y encima no puedo entrar siquiera por la inseguridad que hay. ¿Cómo voy a pagar este impuesto alocado?”, comentó otra de las propietarias damnificadas.

Merlo es uno de los distritos más golpeados por el impuestazo municipal y tal vez el más escandaloso particularmente en las zonas rurales. Pero no es el único. Los porcentajes de aumentos más altos se dan en Hurlingham y Berazategui.

Así, sin distinciones de color político, todos los municipios del GBA van a aplicar, este año, subas en las boletas, tanto en los distritos más ricos como en los más castigados. La tasa se incrementará en promedio un 30%, pero en algunos casos puede alcanzar el 60%, por ejemplo en countries o propiedades más caras. El caso de las zonas rurales de Merlo sobrepasa, con creces, estas subas. En muchos casos, cuatriplica los dígitos del incremento.

Anterior TRES DE FEBRERO: LA RED CLOACAL EN VILLA RISSO AVANZÓ EN UN 80%
Proxima ALERTA NARANJA: CONSEJOS PARA EVITAR EL GOLPE DE CALOR