Escala la pelea de Magario con Dietrich por capitalizar el Metrobus de La Matanza


En La Matanza se amparan en que Espinoza consiguió el crédito, pero Dietrich dice son ellos quienes lo ejecutan.

Mauricio Macri inaugurará antes de fin de mes el Metrobus de La Matanza, una obra clave para el Gobierno nacional que busca hacer pie en el municipio más vasto del Conurbano, donde aún en sus mejores elecciones, perdió por paliza.

Sin embargo, desde hace semanas que la intendenta local, Verónica Magario, empapela el municipio con carteles en los que anuncia la obra con una gigantografía de su cara, disparando una ridícula pelea de cartel con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, que contestó sacándose fotos y dando notas en las paradas construidas. Una pelea que pinta de cuerpo entero el nivel de la dirigencia argentina.

En el entorno de Dietrich dicen de que la intendenta local busca usufructuar obras que lleva a cabo la Nación y sacarle rédito político a un trabajo ajeno. Una pelea descarada por capitalizar políticamente una obra pública, que acaso se explica por la proximidad de las elecciones. Es verdad también que el afiche de Magario es un tanto insólito porque dice “Trabajamos” como si el Municipio estuviera involucrado en las obras.

Desde el Municipio de La Matanza confirmaron que los hicieron porque para ellos reflejan una realidad. Sostienen que el crédito internacional para el Metrobus lo consiguió el ex intendente Fernando Espinoza durante la gestión de Florencio Randazzo como intendente, algo que es verdad, aunque también es cierto que la ejecución actual corre por cuenta de la administración macrista.

Magario denuncia que Dietrich aberretó el proyecto original para hacer un Metrobus igual a los porteños del PRO y desvió la plata que sobró del crédito a obras en Morón, donde gobierna el ex esposo de Vidal.

“El Metrobus de La Matanza es un proyecto que empezó con Espinoza”, dicen. En rigor, en agosto de 2015, Randazzo se subió al éxito de Macri con el Metrobus de la 9 de Julio -que el kirchnerismo había cuestionada salvajemente- y anunció que el Banco Mundial había confirmado la aprobación del proyecto de la línea rápida de colectivo desde González Catán hasta la ciudad de Buenos Aires, con un financiamiento por más de 120 millones de dólares.

El crédito del proyecto inicial se tramitó junto al gobierno nacional que por entonces encabezaba Cristina Kirchner y era diferente del que terminó realizándose. Según detallaron fuentes del municipio a este sitio, incluía otras características que fueron transformadas por el macrismo para que el Metrobus sea similar a los demás, que ya son un ícono del PRO.

“Como trastocaron el proyecto y le bajaron el presupuesto para hacer un Metrobus típico del PRO, les sobraron fondos”, repiten en La Matanza y señalan que ese dinero fue usado para realizar la obra del municipio de Morón, que gobierna el intendente Ramiro Tagliaferro.

Este sitio ya había dado cuenta de la pelea entre Espinoza y el macrismo por el Metrobus. Esa disputa data de 2015, cuando Vidal era aún vicejefa de Gobierno porteño y anunció un proyecto para crear una “red de metrobuses” en el Conurbano. Ya entonces Espinoza salió a cruzarla diciéndole que en su distrito estaba licitando las obras para crear un sistema de transporte similar.

Se refería a “Mi Bus”, el proyecto que en 2015 había anunciado Espinoza, quien lo definió como un “nuevo sistema de transporte rápido que tendrá 18 kilómetros de recorrido con 16 estaciones intermedias y 3 estaciones de transferencia”.

El sitio web de la municipalidad matancera explicaba en esa fecha que se trataba de una obra tripartita entre Nación, Provincia y la municipalidad, con una inversión que -según explicaba el municipio- sería financiada por el gobierno de Cristina a través del crédito internacional.

Aquel Metrobus “kirchnerista” era distinto al que finalmente se ejecutó con el cambio de color político del gobierno. Pero en La Matanza insisten en que los fondos fueron conseguidos por la gestión de Espinoza que continuó Magario y ahora el “sobrante” el PRo lo destinó a un Metrobus en el distrito del macrista  Ramiro Tagliaferro. “La Matanza termina financiando al Metrobus de Morón”, se quejan en el entorno de Magario.

En respuesta, Dietrich dice haber destinado $1800 millones para su construcción y asegura que su proyecto reemplazó al original, porque tenía un sistema de funcionamiento que lo llevaba “directo al fracaso”.

“Es la obra más importante del Conurbano”, se ufanó días atrás Dietrich ante los medios que lleva de “visita” a La Matanza, al confirmar que será inaugurado con toda la pompa por Macri antes de fin de mes.

Según el detalle del Gobierno, el proyecto ya está finalizado en un 80% y sólo restan las pinturas horizontales que demarcan el recorrido de los micros y las sendas peatonales de alerta.

En tanto, Magario tendrá a su cargo el mantenimiento del sistema y el despliegue de los agentes de tránsito que informarán a los conductores durante sobre las características del trazado.

Anterior Tagliaferro abrió las sesiones del HCD con eje en obras y seguridad
Proxima Zabaleta lanzó el Plan de Vacunación Antigripal 2017 y entregó un nuevo móvil para el área de salud